Proyecto Patrimonio - 2011 | index | Mara Pastor | Autores |




 

 

"Alabalacera", poesía de Mara Pastor. Terranova, 2006.

POESIA Y ALITERACION

Por Alejandro Carpio
EL NUEVO DIA; La revista, domingo 15 de octubre de 2006



.. .. .. .. .. .. .

Alabalacera, el flamante poemario de la novel Mara Pastor, trata sobre el amor, pero sobre todo trata de la poesía. También trata sobre alas, balas y cera. El juego de palabras y sonidos que el título sugiere va dándole sentido temático, hilo argumentativo, al conjunto poético. Acerca de lo bien planificado de la estructura del poemario me limito a hacer eco de lo que sus más entusiastas comentaristas han dictado: está bien (o sea, divertidamente) pensado.

El librito es un abracadabra por más de una razón: aparte de la imprevista magia que por momentos asalta al lector, la lógica fónica del texto tiende a la aliteración en "a". La poeta tiene, además, la facilidad de intercalar verso libre (en ocasiones eminentemente rítmico) con métrica regular cuando el efecto lúdico se lo pide. Y lo hace bien.

La intención, por momentos, parece apuntar hacia el vanguardismo. Por un lado, la mezcla de las tres imágenes rectoras es, de por sí, un advenimiento vanguardista. Por otro lado, el uso deliberado del palimpsesto (homenaje, glosa o calco de autores preferidos) y el uso de recursos como el calambur y el caligrama (entre otras recreaciones tipográficas), enmarcan al poemario en el efectismo que una vez perfiló la poesía de vanguardia. Esto podría explicar el ocasional dejo lorquiano (neoyorquino) y la sintaxis quebrada (y, por supuesto, los dibujos de Vania Lozano y Rolando Silva Meléndez que pueblan las páginas).

Se presenta una historia de amor en estas páginas, desde una temprana desfloración (¿auto-infligida?) hasta recriminaciones a un sujeto con una clavícula olorosa. Balas vuelan; alas baten; gotas caen. El tema principal del libro, no obstante, es la creación poética o, por decirlo de otra manera, el fetichismo de la palabra. Por momentos, la poeta abandona el entusiasmo primerizo y empieza a tocar temas mucho más interesantes (como el tiempo y la violencia como metáfora), aunque termine dándole el peso a aquéllos. En los unos como en los otros, la ejecución es lo verdaderamente afortunado.

"Anestética" y "Lacerada" son dos de los mejores poemas del libro, en especial por su uso del ritmo. El segundo de éstos es paradigmático del estilo del poemario, ya que incluye alusiones a las tres imágenes capitales: ala, bala y cera. Especial atención merecen los poemas en prosa del epílogo. Aquí la poeta se desata y habla en un tono abstruso y plurivalente, absurdo y conmovedor, que obliga al lector a pausar, releer, interpretar y desenmarañar su naciente voz. El descaro con que la voz poética exige que se le atienda no es vicioso: hay cosas aquí que merecen ser desentrañadas.

El poemario puede ser un ala balacera o puede indicar que la poeta va a la balacera. Quizás no, quizás simplemente alaba la cera. Sea lo que sea, invita a la lectura ya que vuela como ala, impacta como bala y quema como cera.


Alejandro Carpio es estudiante de literatura.

 

* * *

 

Algunos poemas de Alabalacera

 

ALA ROTA

Deambulando te quedas,
verso,
Aleatoria
caída de páginas
funámbulas
Balde de agua
sobrevuela
mi  ca
beza
lenturienta
Gotas ruedan
poco a poco
Mito  mal  ma
nado
Bajan alas
Velocidad bala
cera  fundida
Laberinto,
morusa retorcida
Estanque  allá
Trebejo resquicio
abismado de mí
O espacio desierto
Colina de voz
centella
Comuna líquida  de  Eurekas
Unos  a  otros
se reconocen
como viajero que se encuentra
plantado
peñón
con el ritmo,
deambulante  oscilación
y un vecino  compra flores
cabezas  pies
en el shopping,
paisano ciudad
Entonces
como gotas  se  desplazan,
ruedan,
bajan en concierto
sinfónicas
Te conjugas,
verso,
retumbas en las paredes
del sauna  candil  fogón
donde se cuecen mis estreses
meridianos
Desplome conveniente
paro a mitad de semana,
relajo  trapecios
rombos acrobáticos
figuras
Aliviano  maratones  cotidianos
vida  ala
vida  prisa
vida bala    vida saeta
vida cera
vida lo que sea:  vida balacera

 

NOCTURNO EN QUE TODO SE OYE

Se amanece el disparate y reclama
escuchar sólo el trino de los pájaros,
y no los afilados zumbidos
de una mosca cualquiera,
no digo ya que de una mosca,
del ala de una mosca sentenciada
a segundos del concreto de las
aquellas palmas,
sentenciada
a segundos del alambre de púas
de los aquellos rosales
abrazados por espinas.

Sostiene en  la madrugada el desatino,
la ciudad duerme arrullada por el croar de un
invento lejano,
y no por el barrunto ruido de volantes
arrollados

Se descuida insolente y afirma
sólo se escucha un río dorado
y no la sinfonía de suspiros congelados
en un trópico remoto,
y no la fundición de una vela eléctrica
en una noche de vicios

Qué será del dislate en la aurora
si escucha la fulminación que nadie oye,
el murmuro mudo de los que nunca duermen,
de los que emitiendo juicios
sobre moscas
nunca tienen sueño.

 

ANESTÉTICA

Significantes ases
un juego de impares

Se anestesian mis
pupilas
al ver tan bellas
imágenes
vacías de la sustancia

Al ver las casas
crisálidas
creía que buscaban
algo importante

No sé si se quieren ser
plásticos
o nada de eso buscan

Significados hacen
andares de pares

Se anestesian mis
pupilas
vacías de sustancia

Creían que buscaban
algo importante
o nada de eso buscan

Al ver tan  bellas
imágenes
al ver las casas
crisálidas
no sé si se quieren
estética

 

 
ABALORIO DE VENUSA

Develaron a Venusa
Ella estaba, la que tanto
hizo por las proles nómadas, cubierta de tierra
Ya suficiente bastante lo necesario había tenido
Abandonada y expulsada del paraíso
Huyó, y se cambió el nombre
Ya no sería la primera mujer
La primera cuenca, dijo
Más allá, desenroscó los cordones
mullidos de las botas sin suelas
¡a caminar descalza!
Tejido de lentejuelas, pisadas sin tropel
Las libras se sumaron a sus dotes
y luego ya no recordaba cómo
la máscara, la escopeta, las tacas de charol
Quizás, porque se hizo espejismo del desierto
y así se ataviaban las de su tipo, cómodas
para bregar con lo que venga, le había dicho
una vez la preferida del que bailó debajo de la lluvia,
que no era ella pero fue su amiga
Contaba los amantes la Venusa
y todas las demás fierecillas revoloteaban
con las antenas llenas de furor
Aquél lo tenía todo, menos los puntos
de las íes. El otro, lamido en las esquinas,
ya no sabía a nada.   El de más allá,
chirridos y agujeritos en la mejilla errónea.
Todas con remedios a sus males
la evocaban como a una hechicera.

 

 
SAGA

Mientras  calo
grafías
como una pitonisa,
el oído trémulo retumba,
voz que deslumbra
con sabores arábigos

Amargo
acentos,
y un letargo de almohadón
me incita a levantar bermejo
el cálamo

 Óbice a luz y no
Paso a la hoja blanca
Ausentes balsámicos,
escucho rumores de medina,
como si cenaras en el Cairo

Escarlata,
el pincel retomo.

 

 

RESACA DE LA BALACERA

Las balas se lanzan furibundas sin destino, aunque lleven puntas ensangrentadas. Cuando esto pasa, los relojes en el suelo enterrados florecen tiempos extras. Es como desasir, me dice una saya llena de caricias, lo que ha estado ceñido con fuerza entre las manos toda la vida. El resto, se va por lo mojado, y aparece al otro día enhebrado en la arena. Oloroso, el pánico se acerca. Una gota de hielo que de vez en cuando deshoja una vela. Los pianos de cola se construyen primero que los edificios, nacidos de redor. Al tocarlos, te matan, suele decirme con el ceño fruncido que a la vez equivale a un suspiro de placer. Luego, mira hacia al frente, extiende su brazo hacia la derecha, como para guarecerme, y exclama ¡la muerte! ¡la muerte! En esos momentos, sé que sobreviviré acribillada.

 

* * *

 


Mara Pastor (Puerto Rico, 1980) Poeta, traductora y editora. Es autora de los poemarios Alabalacera (Terranova, 2006), El origen de los párpados (Edición de autor, México-Puerto Rico, 2008) y Candada por error (edición de autor, México; Atarraya Cartonera, Puerto Rico, 2009). Es miembro del consejo editorial de Proyecto Literal (Ciudad de México). Su próximo libro, Poemas para fomentar el turismo, será publicado en el 2011 por la editorial La secta de los perros (Puerto Rico). Actualmente reside en Ciudad de México. Edita desde el 2005 el blog:
www.ohdiosarantza.blogspot.com 



 

 

Proyecto Patrimonio— Año 2011 
A Página Principal
| A Archivo Mara Pastor | A Archivo de Autores |

www.letras.s5.com: Página chilena al servicio de la cultura
dirigida por Luis Martinez S.
e-mail: osol301@yahoo.es
POESIA Y ALITERACION.
"Alabalacera", poesía de Mara Pastor. Terranova, 2006.
Por Alejandro Carpio.